Azafrán

Azafranjpg

El azafrán se cultiva desde hace más de 5.000 años. Fue utilizado en la cultura persa como afrodisíaco, para mejorar el estado de ánimo y en situaciones de estrés físico y mental. Desde esa cultura se extendió hacia la India, China y el Mediterráneo.

El uso más documentado del azafrán apunta a la eficacia en el mantenimiento de un estado de ánimo saludable. Por tanto, el extracto de azafrán es una alternativa a la Hierba de San Juan (Hipérico).

El azafrán se elabora a partir de los estigmas rojos de la flor del azafrán. Para la producción de un kilo de azafrán se necesitan aproximadamente 100.000 estigmas. Esto hace que sea una de las especias más caras del mundo y se ha ganado el apodo de “el oro rojo”.

Los compuestos responsables del sabor y aroma del azafrán son, principalmente, el safranal y la picrocrocina, mientras que su color se debe a un tipo de caretonoiode llamado crocina.

Algunas personas pueden presentar ciertos síntomas durante su consumo, tales como mareos, dolor de cabeza, ansiedad y sequedad en la boca. Se debe evitar consumir más de 1,5 gramos de azafrán diarios, así como un consumo prolongado.