Combatir el estrés con Ashwagandha

ashwagandha

Originaria de la India, la Ashwagandha (Withania somnifera) ha sido utilizada en la medicina ayurvédica durante 3.000 años, especialmente para tratamientos de estrés, inflamación i para el bienestar general.

La Ashwagandha aumenta el Qi (medicina china) y el Prana (medicina ayurvédica), aumentando la energía vital para afrontar estados depresivos: falta de ánimo, de humor, astenia, debilidad…

Actualmente, varios estudios clínicos han determinado que la Ashwagandha es una planta adaptógena y que ayuda al cuerpo a gestionar el estrés y a disminuir la depresión y ansiedad. Estas características son gracias a dos compuestos activos de la planta: el glutatión y los whitanólidos.

Varios estudios han demostrado que la Aswagandha puede ayudar en otros problemas de salud, desde una función tiroidea deficiente, problemas hormonales hasta en la ayuda en un tratamiento del cáncer. Se ha estudiado su efecto para combatir el cansancio de los pacientes oncológicos y en el Alzheimer. Parece ser que estas propiedades se deben a su capacidad anti inflamatoria i anti crecimiento tumoral.

También se ha visto que la Ashwagandha puede aumentar la secreción de insulina y mejorar la sensibilidad a la insulina de las células musculares.

Otro de los atributos de la Ashwagandha es su capacidad para inducir la calma, la claridad y el descanso ya que regula neurotransmisores como la serotonina y el cortisol.

Ashwagandha