El poder de la Granada

 

La granada, con sus característicos arilos rojos, es una pequeña pero poderosa fruta para la salud. Se la considera una de las estrellas antioxidantes. De hecho, distintos estudios han confirmado que la granada tiene un poder antioxidante hasta tres veces superior al del té verde.

Los polifenoles presentes en la granada son los responsables de esta capacidad antioxidante, incluyendo, flavonoides, taninos, ácidos fenólicos, alcaloides y lignanos.

Los estudios realizados de estos componentes de la granada han verificado su capacidad para ayudar como antioxidante, antidiabético, antiobesidad, antihipertensivo y antiinflamatorio.

Algunas importantes propiedades de la granada son:

  1. Disminuir el estrés oxidativo. El desequilibrio entre la producción de especies reactivas al oxígeno (radicales libres) y la capacidad antioxidante produce el llamado estrés oxidativo.
  2. Prevención o atenuación de ciertas enfermedades causadas por los hábitos de vida actuales: sedentarismo, mala alimentación, tabaco, abuso del alcohol...
  3. Fomentar la recuperación post ejercicio.
  4. Mejorar el estado de la piel y el envejecimiento prematuro. Los componentes fenólicos de la granada tienen efectos protectores de la piel frente a los altos niveles de polución actuales.
  5. Disminución de marcadores inflamatorios como IL-6, TNF-α, proteína C reactiva...