Resiliencia

Contrariamente a lo que se piensa, el contrario del estrés no es la relajación; es la resilicencia, es decir, la habilidad de afrontar con éxito una situación estresante, la habilidad de tener un plan B, un plan C... para adaptarse positivamente a situaciones adversas.