Setas medicinales. Micología al servicio de la salud.

Cuando hablamos de setas, lo primero que nos viene a la cabeza es su particular forma de sombrero.

Las setas no son plantas, son hongos. A través del micelo, el hongo absorbe los nutrientes y para combatir posibles invasores ha desarrollado un potente sistema defensivo. Parece ser que este es el motivo del importante efecto beneficioso de algunas setas.

Durante miles de años, en ciertas culturas orientales, se han utilizado estas setas medicinales por sus propiedades terapéuticas.

Entre estos beneficios medicinales: mejora el sistema inmunitario, promueve el normal crecimiento celular, ayuda al organismo en los procesos detox, mantiene la estructura celular, ayuda a la flora intestinal y mejora la digestión.

Los principales componentes terapéuticos de las setas son los beta glucanos y los proteoglicanos. Los beta glucanos tienen la capacidad de encajar en los receptores de las células inmunitarias, mejorando su función.

Entre otros, lo más utilizados en medicina son:

Pleurotus (Pleurotus ostreatus)

Cordyceps (Cordyceps sinensis)

Shiitake (Lentinula edodes)

Maitake (Grifolia frondosa)

Reishi (Ganoderma lucidum)

Champiñón del Sol (Agaricus blazei)

Melena de Léon (Hericium erinaceus)