Una piel radiante en 5 minutos

La base de una piel saludable es una buena rutina y esto no implica tener que utilizar 15 productos cada vez. Al contrario, nosotras somos partidarias de menos productos y de mayor calidad. Hay dos factores claves a tener en cuenta: limpieza e hidratación.  

   

Limpieza

¡Importantísimo! Lavarse la cara cada noche nos permitirá abrir los poros y mimar nuestra piel después de dejarla expuesta a la contaminación y los tóxicos del día a día. Un suave masaje con el jabón de arcilla frena la proliferación bacteriana y absorbe las grasas. Si prefieres una textura de leche limpiadora, este extracto de caléndula y camomila es tan suave como sus ingredientes. Para estar seguras de que hemos retirado toda la suciedad de nuestra piel, complementamos esta limpieza con el Agua Micelar. Si te fijas, siempre encontrarás restos de producto en el algodón. Si utilizas rimmel o maquillaje para los ojos, no olvides utilizar un producto especial que retire los restos de producto como el desmaquillante de ojos de corpore sano. Recuerda que no retirar bien tu maquillaje es una causa de envejecimiento prematuro de la piel!

Hidratación

Hay dos premisas que siempre cumplimos en la rutina diaria para mimar nuestra piel: utilizar una crema/aceite extra HIDRATANTE y que se ORGÁNICA porque no nos gusta que se alimente de tóxicos. El estrés crónico afecta las capas exteriores de la piel, debido a lo cual se vuelve más vulnerable a las agresiones medioambientales. Por ello, es importante que el producto prevenga la pérdida de agua y otorgue a la piel un plus de hidratación. Nos declaramos fans de la marca Calamansa, no solo porque está creada por biólogos que conocen perfectamente los productos que más les benefician a nuestro cuerpo sino que nos han demostrado que solo utilizan ingredientes orgánicos y de altísima calidad. La crema facial equilibrante Calma es de uso diario para todo tipo de pieles y puedes complementarla con el Serum facial equilibrante Calma por la noche ya que contiene principios anti-inflamatorios. Sus propiedades calmantes y descongestivas lo hacen ideal para pieles irritadas y sensitivas con tendencia atópica. (Nosotras nos aplicamos ambas para el día y la noche y así aumentamos el "boost" de hidratación). Si tu piel es madura, la rosa damascena es el ingrediente mágico que encabeza crema facial anti-aging que tienes que utilizar para recuperar la luz que tiene tu piel de forma natural. Su versión de noche es el aceite reparador Amar con una textura y olor que te relajaran desde su aplicación.

No necesitamos más que estos 5 minutos de cuidado para empezar el día o para irnos a dormir. Para un extra de cuidado, te enseñaremos la rutina que hacemos 1 vez a la semana y que nos ayuda a mimarla con un poco más de profundidad.